Desde la antigüedad, cuando el hombre comenzó a domesticar algunas especies de plantas, tuvo la necesidad de programar siembras y cosechas de acuerdo a las fluctuaciones climáticas. En este momento comenzó la técnica de la propagación de las plantas.

En la naturaleza, algunas plantas pueden reproducirse de forma sexual a partir de semillas, o bien de forma asexual o vegetativa. La práctica de multiplicar o propagar explota esta habilidad natural a través de diferentes métodos, con el fin de obtener nuevos ejemplares de una especie vegetal.

La multiplicación o reproducción sexual se realiza a través de semillas, que provienen de la unión de gametos, por ello en la descendencia hay variabilidad genética.

La propagación asexual, agámica o vegetativa, es la obtención de ejemplares a partir de una porción del vegetal o planta madre, se trate ésta de tallo, hoja o raíz.

La propagación de plantas es el proceso de multiplicación de una especie en una cantidad determinada de individuos, con el objetivo de perpetuarla y mantener las características por las que dicha especie fue seleccionada. Este proceso ha sido ampliamente reconocido como una práctica fundamental en el campo de las ciencias agrícolas ya que de la calidad de la semilla o material vegetativo que se utilice, va a depender el resto del proceso productivo.

Muchas especies hortícolas y otras presentan en su propagación ciertas características y problemas peculiares que hacen necesario que se sigan tratamientos especiales en su producción. Actualmente en la producción comercial de flores, frutales, hortalizas y otros, la propagación se realiza mediante la manipulación de plantas madres, que consiste en propagar plantas que poseen características especiales como resistencia a enfermedades, mayor rendimiento, mayor calidad, etc.

Propagacion

PROPAGACIÓN

El éxito agronómico es el objetivo final de todo productor.

Hoy más que nunca se exigen cosechas de gran calidad y  productivas: más producción en el mismo espacio; plantas de total sanidad, fortaleza y resistencia. Se espera que flores y frutos sean sobresalientes en todas las etapas productivas y que por supuesto, estos atributos se conserven inmejorables frente al consumidor final. Estas características son alcanzables al tomar las decisiones agronómicas correctas, en especial la trascendental selección del sustrato a utilizar.

 

SUSTRATO CON TECNOLOGÍA.

De estructura de celdas abiertas y uniformes, la espuma agrícola Peatfoam ha demostrado ser un medio de cultivo sostenible y con alta capacidad de respuesta. Es un sustrato ligero, estéril, inerte y de pH balanceado.

Permite la propagación y producción exitosa de plantas de toda especie, gracias a su estructura celular que equilibra con precisión aire y agua; además controla permanentemente el micro clima radicular.

Todas estas características únicas garantizan una perfecta formación de plántula y entregan en consecuencia una mayor producción con mejores frutos. En resumen, la espuma agrícola Peatfoam fomenta una cosecha de éxito agronómico.

 

Plancha de espuma agrícola Peatfoam.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *